PASO 1

Hablar con ella o no? Hace algunos años vi la película “El Abismo”

El argumento de dicha peli era que se descubrió un enorme agujero en la parte más profunda del océano, este abismo se extiende tan profundamente que ninguna tecnología puede llegar a explorarlo, estremecedor, no?

Entonces una unidad especial de marines, con toda clase de equipos futuristas, son enviados para explorar este Abismo, y descubrir lo que hay en el fondo.

El gran problema es que la presión del agua es tan grande que sus pulmones se aplastarían inmediatamente por el peso del océano encima de sus cabezas, por eso tienen que llenar sus pulmones con una especie de líquido oxigenado, de tal manera que haya la misma presión dentro y fuera de sus tórax, para que sus pulmones no colapsen.

La escena en la que un marine (Ed Harris) llena sus pulmones con este liquido por primera vez, es… horrible… pero impresionante a la vez. Ed tiene un casco de vidrio como de los astronautas, y poco a poco el líquido anaranjado comienza a llenar el casco. Lentamente sobrepasa el nivel de su boca, su nariz, ojos y llena totalmente la cavidad.

Sus instintos naturales reaccionan, él se resiste, contiene el aliento.

Puedes imaginar lo terrible que sería ser él en ese momento? Si no respiras: mueres, y si lo haces, te arriesgas a una muerte horrible.

Tiembla, lucha, entra en pánico, se está sofocando. No puede contener más el aliento. Su boca se abre, tratando de agarrar una bocanada de aire, pero por supuesto que no lo hay, todo es líquido. Su cuerpo reacciona con convulsiones incontrolables mientras él traga el líquido y penetra en sus pulmones. Para su cuerpo esto significa la muerte. El líquido llena su tórax. Está atrapado. Es el fin, se está ahogando.

Traga el líquido, con los ojos muy abiertos por el miedo de su situación, sigue tragando. Momento, no está muriendo? Exhala. Una sensación de alivio… ahora está respirando el líquido… como si fuese aire!

Ha creado un equilibro entre la presión del agua fuera de su cuerpo y la presión del agua dentro de su cuerpo, ahora él puede ir donde ningún otro hombre ha ido jamás. Figurativamente hablando, no hay nada más a lo que resistirse.

Pero este post no se trata de la presión del agua.

Se trata de la presión social

Este post es el primero de una serie de siete que voy a compartir, esta serie de posts tratara específicamente sobre un tema: conocer y entablar conversaciones con mujeres, es un área en la que particularmente tuve algunos problemas, pero me propuse superarlo, y las cosas que estoy aprendiendo las resumiré en esta serie de 7 pasos.

Verás, todos los días y todas las noches ves mujeres, en la calle, en el supermercado, en el cine, en la universidad, etc. Y todas quisieran que más hombres tuviesen el coraje y la habilidad para acercarse y conversar con ellas.

Lo primero que debes hacer (el paso cero) es salir de tu casa, mantener los ojos abiertos para aprovechar una buena oportunidad.

Volvamos con el tema de la presión social, si estás vivo sabes qué significa: es cuando sientes que no puedes ser tú mismo, aquellas veces que sientes que hay que “limitarse” para no ser humillado, rechazado o avergonzado. Vamos, sabes de lo que estoy hablando, recuerda el secundario y probablemente tendrás volúmenes enteros de experiencias en las que sientas esta presión.

Lo recuerdas? Lo sientes? Quieres evitarlo? Pues claro que sí.

Y esa es la ironía…

Nos resistimos a esta presión como si nuestra vida dependiese de ello. Sentimos que si no nos resistimos nos ahogaremos en ella. Que nos aplastará, y matará. Incluso la idea de ELEGIR sentir esta presión nos parece tan extraña como elegir respirar bajo el agua.

Bueno, hay muchas formas de mitigar esta presión, en primer lugar: relájate!

Tu cuerpo es el que necesita relajarse, no tu cerebro, puedes usar tu cuerpo para respirar y tranquilizarte, uno de los mejores indicadores es tu mandíbula:

– Estás con los dientes apretados?

– Está tu mandíbula fuertemente cerrada?

Es muy probable que cuando la veas a ella, te pongas nervioso y probablemente tus músculos se tensionen, especialmente los de tu mandíbula, así que suéltala un poco! Abre tu boca, sonríe, por lo menos una pequeña sonrisa, quieres que tus músculos estén relajados, porque ellos enviarán mensajes al resto de tu cuerpo y será lo mas obvio cuando la gente obtenga una primera impresión de ti.

Si te cuesta relajarte, usa algunos trucos sencillos, como reírte, la risa suelta la tensión, ah! Y no la mires mucho, solo toma un segundo decidir si vas a conocerla, así que no ganas nada mirándola fijamente, confía en tus instintos.

Más allá de esto, puedes ver que muchos hombres son capaces de superar la presión social de conocer una mujer sin tantas dificultades, mientras que otros se sienten muy confundidos y frustrados como pájaros sin alas.

Es que al fin de cuentas a pesar del nerviosismo, presión social, etc., tienes que ser capaz de sentir el miedo y aceptarlo.

Deja que entre, como el buzo de “El abismo” que traga el liquido anaranjado, al principio te parecerá que te estas ahogando en la vergüenza y el miedo, pero si no te resistes, pronto encontraras el balance y te veras calmo y con capacidad para usar tu creatividad.

Eso es lo importante. No solo cuando conoces mujeres, sino para cualquier otra situación. Siente la presión, hasta el punto que se cree un equilibro y el resultado no sea nada a lo que resistirse. Y mientras todos se resisten a la ilusión de esta presión social, los hombres que *en verdad* la aceptan, se sienten mas libres de las “reglas” de la sociedad.

Somos realmente libres? Nah… sólo hemos aprendido a respirar bajo el agua. Tú también puedes hacerlo, puede ser desafiante, pero es mucho más fácil de lo que imaginas, aunque las primeras veces sentirás algunas de las emociones más fuertes.

Y si, algunas veces uno hasta se olvida de sentirse como si se estuviese “ahogando”. Es un proceso largo, pero te puedo apostar que es mejor que sentirse todo el tiempo con temor al agua.

Dime, que hay de ti? Piensa en esas veces que no pudiste ser realmente tú mismo, en los que te desconectaste de quien realmente eres, date cuenta de esos momentos. Lo único que necesitas es prestar un poco mas de atención mientras estás en distintas situaciones.

Sientes que realmente eres tú mismo? Que eres auténtico? Si la respuesta es no, entonces te estás resistiendo a algo. Comienza a experimentar que pasa si no te resistes tanto, trata de crear un equilibrio.

Te imaginas como sería ser parte de ese grupo selecto de grandes personas, exploradores de los mares más profundos de sus mundos INTERNOS? Hombres que están en busca de una vida que no quieren desperdiciar, que no se resisten a las cosas buenas de la vida… ni cuando sienten la presión de hablar con una mujer…

Al fin de cuentas, sabes que es lo único que cuenta al momento de tomar la primera bocanada?

CORAJE

Esa palabra, mi querido amigo, es la que resume todo este post.

La lección continúa en el PASO 2

Acerca de L. Ricardo

Hombre feliz, interesante, divertido... por supuesto inteligente... ambicioso, soñador, melómano, amante de los animales y fanático de la auto-superación, en mi tiempo libre soy un entusiasta interconectado y blogger domingero
Esta entrada fue publicada en Atracción. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s