Música Clásica: lo esencial (IV)

Me ha sucedido algunas veces que cuando trato de explicar un poco de música clásica, me enfrento al desconocimiento de lo que es una “sonata” y explicar esta forma musical suele ser complicado. Esta forma musical es importantísima en el mundo de la música clásica y digamos que tuvo su origen en el “clasicismo” (en el barroco todo era hermoso, pero las formas musicales no estaban muy bien definidas que digamos…)

En ese entonces la sonata no causaba confusión o no parecía ser una barrera para entender la música. Inclusive una de las causas de su origen fue para simplificar la música. Ya que en aquellos tiempos, en las que la música clásica era “popular” (solo durante un flash en el tiempo: fines siglo XVIII, hasta después de la revolución francesa que destruyo los conciertos públicos en las tres grandes capitales de Europa: Londres, Paris y Viena) En esas doradas épocas, todos conocían la forma “sonata” tan bien como nosotros hoy conocemos los distintos géneros musicales. Incluso la gente sin ningún tipo de entrenamiento musical podía seguirla. Incluso la gente que veía a la música solo como un entretenimiento y no como una forma de arte podía apreciar las genialidades que los compositores creaban. Nada que ver con la actualidad, siendo la sonata casi una reliquia de museo.

Los principios de la forma sonata subyacen toda la música clásica, desde el joven Haydn hasta Bruckner, pasando por casi todos los del medio… así que… como es que las audiencias contemporáneas sin entrenamiento musical pueden entenderla? Ahora que parece algo propio de museólogos la gente siente un poco de temor, como si tuviesen que entender un sistema musical anticuado para disfrutar la música.

Antes de que esta idea domine tu cabeza déjame decir que para disfrutar la música en toda su belleza y el amplio rango de emociones que puede suscitar, no hay que preocuparse por la forma que tenga. O es que acaso hay que entender las formas musicales de los blues o del rock, o de alguna improvisación para disfrutarlos? Probablemente casi  nadie.

Aun así, la gente que no entiende estas estructuras musicales, cualesquiera que fuesen, pueden disfrutarlas profundamente. De hecho, a veces es lamentable que la gente con “conocimiento académico” pierdan la habilidad de disfrutar a fondo la música clásica por tratar de entenderla tan intelectualmente. En fin… a continuación voy a tratar de ofrecer una explicación no muy técnica, además de que no estoy capacitado para discusiones académicas, jeje.

La sonata se originó de formas de baile de la época. Estas estaban constituidas por dos partes, que se repetían, la música comenzaba en una tonalidad, al fin de esta primera parte cambiaba a una segunda tonalidad y luego volvía a la primera tonalidad… después de todo, una misma tonalidad todo el rato se vuelve aburrida.

En clases de música se aprende diagramas estándares para esta forma: ||: A : ||: B : ||, donde “||:”  y  “:||”  significan “repetir”  y A, B representan los temas, algunas veces al final del tema B, retorna el tema A lo que se representaría como ||: A : ||: BA : ||.

Convencionalmente estas danzas eran presentadas de a pares, por ejemplo: dos minuetos. Ambos consistían de dos temas en tonalidades distintas, cada cual con su repetición. Al final del segundo baile, para regresar todo a donde comenzó, se tocaba el primer tema en la primera tonalidad,  pero con algún adorno para terminar la música.

Entonces se puede decir que estas danzas tenían una forma de 3 partes (que se pueden diagramar A B A), siendo cada parte compuesta por dos temas. Para contrastar con otras formas musicales de la época, se puede nombrar a las arias de Opera, que también tenían 3 partes, pero arregladas de distinta manera: por lo general las dos primeras partes contrastaban temas y tonalidades para que el cantante pueda expresar su habilidad, o para demostrar una situación dramática y los sentimientos encontrados del personaje.

La sonata heredo un poco de estas arias y un poco de las danzas para conformar una nueva forma que sea mas duradera, pero que también mantenga coherencia y unidad.

De las danzas se puede decir que la sonata mantuvo la estructura de dos partes. Los compositores rápidamente dejaron de repetir la segunda parte, y después de Beethoven, prácticamente ninguno lo volvió a hacer.

Y de las arias retuvo que la música se movía a una nueva tonalidad en la mitad de la primer parte, lo que le da cierto toque dramático

Las sonatas comienzan con una melodía reconocible, llamada tema, cuando acaba la música transicional a una nueva tonalidad, casi siempre el compositor escribe un nuevo tema para esta nueva tonalidad.

Por lo general la sonata tiene dos temas, y hay música de transición entre ambos, otras veces hay un solo tema con dos tonalidades, y algunas veces hay más de un tema para cada tonalidad, esto es como una presentación de personajes en un drama, a cada personaje le toca un tema. Esta primera parte se llama exposición

La sensación dramática que da una sonata no proviene del contraste de temas, sino del contraste de tonalidades, otra manera de ver eso, es dejando casa (primera tonalidad) para ir a algún otro lugar (segunda tonalidad), la música debe retornar a donde comenzó. Pero en vez de cambiar abruptamente la tonalidad, hay una transición, que es como un desafío en el retorno a casa.

Entonces la segunda parte del movimiento, no comienza repentinamente en la primera tonalidad, sino que es como el resultado de un arduo camino que fue creando tensión durante la transición, técnicamente los músicos conocen esta parte como el desarrollo, es como un drama, en el que dos personajes luchan entre si hasta hallar un lugar de descanso.

Ese lugar de descanso se llama recapitulación, es el retorno final a la primera tonalidad. Pero ha costado tanto llegar ahí, que la música no puede detenerse todavía. La audiencia debe saber con certeza que se ha vuelto a casa. Así que en la recapitulación, se repite todo el material temático, solo que esta vez, sin cambio de tonalidades.

Una vez que el segundo tema suena en la primera tonalidad, la forma ha terminado.

La recapitulación es importante porque permite a la audiencia escuchar nuevamente todos los temas en la primera tonalidad, si se repite la segunda parte seria como recrear el drama y la resolución nuevamente.

Si expresamos esto en términos musicales seria: ||: A : || ba ||. “A” es la exposición, que se repite. “B” dividida en “ba” es el desarrollo y la recapitulación y no se repite. Aparte de omitir la segunda repetición, la forma sonata se parece mucho a las antiguas danzas.

El compositor puede optar entre comprimir o no la música al final de la sonata, esta parte se llama coda, que en italiano significa “cola”. Sin embargo, a partir de Beethoven las codas no se comprimen más, es como si los personajes en disputa descubrieran cosas sin resolver y comienzan a batallar nuevamente, entonces la coda puede durar tanto como la recapitulación, esto sorprende a muchos (se nota esto cuando aplauden antes de que se termine de tocar la obra, jeje)

Estas secciones de la sonata son bastante obvias cuando las escuchas atentamente, sin embargo a Beethoven le gustaba experimentar y difuminar los límites entre estas secciones.
Compositores más tardíos se volvieron bastante buenos para esconder los límites entre secciones, y cuesta un poco distinguir estas secciones, incluso a los músicos muy competentes!

Será por eso que talvez desde el siglo XIX las audiencias no pueden reconocer la forma, hasta ahora… ya que tu la conoces, seria interesante que cambiemos eso, no?

Acerca de L. Ricardo

Hombre feliz, interesante, divertido... por supuesto inteligente... ambicioso, soñador, melómano, amante de los animales y fanático de la auto-superación, en mi tiempo libre soy un entusiasta interconectado y blogger domingero
Esta entrada fue publicada en Música. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Música Clásica: lo esencial (IV)

  1. L. Ricardo dijo:

    Talvez di mucha teoría, si no escuchas una sonata, pronto olvidarás lo leído y tendrá poco valor. Por eso ahora voy a compartir una sonata de muestra:
    La sonata para piano No. 3 de Mozart es una de las mas difíciles de interpretar, se necesita a un pianista virtuoso para su correcta interpretación
    Sin embargo también es una de las obras más simétricas compuestas por Mozart:

    Tema A: en el comienzo se destaca la característica de este tema: un trino (oscilación entre dos notas conjuntas). Luego un pulso insistente (ostinato) en la mano izquierda. Es vivaz
    30”: Se interrumpe el tema A. Pausa, aparece el tema B, distinto, con notas “picadas”
    1′: Breve retorno al tema A. Concluye la exposición
    1’10”: Pausa. Dos puntitos le dan al intérprete la facultad de repetir. Y así lo hace, se escucha de nuevo la exposición. Tema A. Interrumpe, Pausa, tema B, retoma el A, fin de la exposición. Pausa, comienza la sección desarrollo. Reconocemos el trino característico del tema A, siguen diferentes juegos con los temas.
    3′: Pausa. Un breve puente y reaparece A. Estamos en la re-exposición… el trino… el ostinato..
    Corte. Pausa. Tema B. hay pequeños cambios, de color, de matices. Retorna hasta A y fin del movimiento.😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s