Algún día…

El rey Luis XVI de Francia fue depuesto y aprisionado. Y a su hijo menor, el príncipe Luis Carlos, se le condujo a un lugar lejano. Se pensó que si al heredero del trono se le destruía moralmente, nunca podría alcanzar el grandioso destino que la vida le había otorgado.


Recordemos que tras la muerte de su padre en la guillotina, el príncipe fue proclamado rey Luis XVII, cuando contaba únicamente con 7 años de edad, 9 meses y 25 días.- Luis Carlos estaba plenamente consciente de su nuevo rango, después de todo, para eso estaba siendo educado.


También él se convirtió en el símbolo e inspiración del movimiento contra-revolucionario que surgió en la región de La Vendée principalmente y en otras ciudades de Francia.
Aquí comenzaba la siguiente etapa del vía crucis de este Rey, un inocente niño cuya corona sería de espinas, porque Luis Carlos era el símbolo de la Monarquía, de la Religión Católica, de los Principios y Valores, del Orden, era Francia, en resumen: era la figura del Padre, que tanto odiaron los acelerados.


Así fue que el joven rey fue llevado a una comunidad donde lo expusieron a lo más bajo y vil que la vida podía ofrecer. Lo expusieron a manjares tan deliciosos como para hacerlo un esclavo de su apetito. Constantemente utilizaban a su alrededor un lenguaje soez. Lo expusieron a mujeres vulgares y lujuriosas; a la deshonra y a la desconfianza. Se vio rodeado veinticuatro horas al día por todo lo que pudiera arrastrar a su alma hasta lo más ruin que fuera posible. Se le sometió a todo ello durante seis meses, pero el joven ni una sola vez cedió a las  presiones.


Finalmente al cabo de tentaciones tan intensivas se le interrogó. Todo estaba planeado para darle placer, satisfacer sus apetitos y además eran deseables;  eran suyas.

Por que no se sometía a estas cosas? Por que no cedía?

 

El muchacho respondió:


“No puedo hacer lo que me piden, porque nací para ser Rey”

Acerca de L. Ricardo

Hombre feliz, interesante, divertido... por supuesto inteligente... ambicioso, soñador, melómano, amante de los animales y fanático de la auto-superación, en mi tiempo libre soy un entusiasta interconectado y blogger domingero
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s